Zapatos planos, plataformas, tacones: ¿Cuál es mejor?

zapatos planos

Existen tantas variedades y estilos de zapatos que a veces parece imposible decidirse por uno u otro. Tenemos ideas prefijadas acerca de los distintos tipos de zapatos según su altura y forma, eligiendo en muchas ocasiones un zapato solo por su estética, sin pensar en cómo puede afectar al pie tras varias horas caminando.

Zapatos planos, plataformas, tacones… ¿cuál es mejor? Una pregunta de respuesta complicada, porque cada persona tiene su propia opinión formada.

Zapatos planos

El zapato plano se ha considerado generalmente como un zapato poco formal y poco femenino. En la actualidad, comienza a verse como alternativa a otras propuestas más incómodas, sobre todo para situaciones en las que el calzado adquiere una importancia especial, como en cierto tipo de trabajos o situaciones de la vida diaria que requieren comodidad y seguridad al caminar.

Por suerte, el diseño también ha llegado al zapato plano, y es posible encontrar productos muy vistosos que incluso pueden ser una buena opción para situaciones más formales. Alpargatas, bailarinas, sandalias, o incluso las famosas zapatillas Converse son opciones a tener en cuenta si quieres evitar el tacón.

Tacones

En el otro extremo están todos aquellos zapatos que ganan centímetros con la elevación de su parte trasera. Los tacones tienen la ventaja de que se adaptan a prácticamente todos los gustos, existen decenas de posibilidades y diseños de zapatos de tacón, bajos, altos, cuadrados, finos… Cada uno perfecto para una situación, dependiendo de tus gustos y de lo que busques expresar en tu vestuario.

Por ejemplo, puedes escoger unos pumps para conseguir un look clásico y elegante; unos peep toe para eventos de día o de tarde; o unos stiletto si quieres ser la envidia de una fiesta nocturna.

Plataformas

Los zapatos con plataforma tienen algunas similitudes con los tacones, ya que también son un tipo de calzado pensado para ganar altura y para estilizar la figura femenina. La principal diferencia reside en que los zapatos con plataforma tienen una elevación en la parte delantera del zapato, además de la trasera. La ventaja de este tipo de calzado es que resulta más cómodo que los tacones normales, ya que el talón no queda en una posición tan forzada. Como inconveniente, se puede decir que son menos vistosos que los tacones tradicionales.

Es posible encontrar cualquier estilo de zapatos con plataformas, por lo que la clasificación es muy similar a la de los tacones. Podrás escoger el que más te guste dependiendo de la forma y la altura.

Cuál es mejor

Podríamos decir que depende especialmente de la ocasión. Un zapato plano puede ser perfecto para utilizarlo a diario, sobre todo si vas a pasar muchas horas de pie en tu trabajo. Para eventos especiales o celebraciones, es mejor apostar por otro tipo de zapato con tacón, que estiliza la figura y da elegancia al conjunto. La longitud del tacón dependerá de que te encuentres cómoda o de que prefieras ganar más centímetros. Las plataformas pueden resultar interesantes igualmente en eventos especiales o de forma cotidiana, ya que resultan más cómodos que los tacones siempre y cuando no sean excesivamente altos. No existe un mejor o peor zapato por su forma, tú decides aquello que más te guste y que mejor te haga sentir.

Ahora que ya conoces las principales diferencias entre zapatos planos, plataformas y tacones, puedes decidir cuál es el mejor para ti en cualquier situación. ¿Prefieres los zapatos planos o con algo de altura? Cuéntanos tu opinión.

 

diDom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *