¿Cómo vestir para una entrevista de trabajo?

como vestir para una entrevista de trabajo

Una de las mayores preocupaciones de cualquier persona que va a presentarse a una entrevista, es escoger la vestimenta adecuada para causar una buena impresión al entrevistador. Es una duda muy común, por la que casi todo el mundo ha pasado, ya que, por desgracia, la apariencia juega un papel determinante en este y en otros ámbitos de la sociedad.

El estilo final que escojas dependerá en gran medida de la empresa y del puesto al que optas. Sin embargo, hay algunos consejos sobre cómo vestir para una entrevista de trabajo que pueden aplicarse a cualquier situación y ocasión.

Cómo vestir para una entrevista de trabajo

Toma nota de las pautas básicas que debes seguir para mostrar una imagen adecuada cuando realices una entrevista de trabajo.

Cuida la higiene

Este es un aspecto básico y que no tiene nada que ver con el vestuario final. No importa cómo, cuándo ni dónde sea la entrevista, es primordial mostrar una imagen limpia y perfecta, con el pelo recién lavado y peinado, uñas limpias y preferiblemente cortas, perfume o colonia, etc. Un mal hábito de higiene es negativo en todos los aspectos de la vida, mucho más cuando alguien te va a juzgar directamente.

Investiga sobre la empresa

Aplicar el sentido común es el mejor consejo que tendrás para presentarte a una entrevista. Es tan fácil como conocer el lugar al que te diriges, y la forma en la que visten allí los empleados diariamente. Si quieres acertar en el vestuario, tienes que mostrar interés e informarte desde el primer momento. Así podrás escoger un vestuario que se adapte a la empresa y causar una gran impresión en la persona que te realice la entrevista.

Sobriedad contra originalidad

Olvida los colores demasiado llamativos o las prendas que destaquen por una forma poco tradicional. Es mejor optar por colores neutros y por ropa sobria. Nuevamente, aplica el sentido común e intenta ponerte en el lugar del entrevistador.

Por ejemplo, para los hombres es siempre más acertado usar una camisa en lugar de una camiseta. En el caso de las mujeres, el maquillaje tampoco debe ser excesivo, y es mejor huir de prendas demasiado provocativas o ceñidas, que proyectarán una imagen extraña y poco profesional.

Accesorios y otros elementos

En este caso, es mejor escoger uno o dos accesorios, que llenar el cuerpo y la cara de joyas. Para los hombres, es recomendable utilizar cinturón y reloj. Para las mujeres, basta con un par de anillos y pendientes, nada más.

En el caso de que habitualmente lleves piercing, o tengas tatuajes visibles en el cuerpo, se recomienda que los quites o escondas. En la sociedad actual todavía existen demasiados prejuicios hacia las personas que utilizan piercing o llevan tatuajes, algo totalmente injusto, pero un motivo más que puede hacer que pierdas un trabajo por algo que no tiene nada que ver con tu capacidad profesional.

Ejemplo de vestimenta para hombres

El objetivo es conseguir una imagen discreta y elegante. Es importante que la talla de la ropa se ajuste a tu cuerpo, que no quede demasiado grande ni pequeña, y apostando siempre por tonalidades oscuras y claras que combinen, como negro, azul marino, gris, azul claro o blanco.

Si quieres apostar por una imagen informal, puedes optar por un pantalón de tela vaquera o telas más finas sin llegar a ser un traje. Para la parte superior, siempre es mejor llevar una camisa o un jersey, ambos de manga larga. Puedes completar el conjunto con unos zapatos oscuros y una chaqueta del mismo estilo informal.

En caso de que tu elección sea más formal, escoge un traje clásico de tonalidades oscuras, combinado con una camisa de tonos más claros, blancos o azul claro. No olvides añadir una corbata lisa o con un estampado discreto que de fuerza a la imagen formal.

Ejemplo de vestimenta para mujeres

La imagen que se pretende en el caso de una mujer es aquella que transmita profesionalidad y seguridad en ti misma. Intentando además conseguir un estilo que destaque y resulte diferenciador frente a otras candidatas.

Si te has decidido por una imagen informal, puedes escoger un estilo discreto y sencillo, basado en un pantalón oscuro sin decorar y una blusa en tonos claros. Las opciones son mucho más amplias que en el caso de los hombres, así que elige el vestuario con el te sientas más cómoda.

Para obtener una imagen más formal, apuesta por un traje de chaqueta con falda o con pantalón de tonos oscuros. Añade una camisa de colores más claros, y ten en cuenta que el largo de la falda no debe quedar por encima de las rodillas. Olvida además los escotes muy pronunciados y las transparencias.

Siguiendo estos sencillos consejos, ya sabes cómo vestir para una entrevista de trabajo. Deja a un lado los nervios y prepárate para mostrar confianza y seguridad, el puesto será tuyo. Si tienes alguna duda sobre el tema, puedes dejarnos tu pregunta en la sección de comentarios.

didom shoper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *